Como solventar un cálculo renal sólo con terapias alternativas
(experiencia personal)

¿Sabes lo que son cálculos renales?

Son depósitos duros hechos de minerales y sales que se forman dentro de los riñones.
Lo coloquialmente llamado piedras en los riñones

Si has tenido en alguna ocasión, sabrás que aparte de ser muy doloroso, se trata con medicación y necesita de bastante tiempo en lograr deshacer la piedra y expulsarla. En algunas ocasiones incluso, cuando el cuerpo no consigue desintegrar los cálculos, se requiere de una intervención para poder extraerlos del cuerpo.

Pues bien, yo acabo de superar este problema en tan solo 3 días y de forma totalmente natural, así que quería compartirlo contigo para que veas que otras formas son posibles.

La madrugada del viernes al sábado me desperté a las 3h para ir al baño y estuve más de una hora sin poder orinar y con unas ganas tremendas de hacerlo…
Al rato, empezó un dolor muy agudo en la zona lumbar y acabé en posición de perrito, respirando e intentando traspasar el dolor…(igual que durante las contracciones en mis partos).

Mi marido se despertaba para ir a trabajar a las 4:30h así que cuando se despertó, le dije que antes de irse tenía que hacerme una #reflexología

Yo ya tenía sospechas de que se trataba de un #cálculorenal pero empecé a descartar otras posibilidades con sus manos.

No tenía reflejo en el apéndice ni en el hígado y sin embargo, cuando me trabajó el sistema urinario no podía aguantar el dolor en los reflejos.

Después de su masaje, conseguí quedarme dormida y descansar.

Por la mañana escribí a mi hermana (que tiene unas manos de oro) y le pedí que viniera a hacerme otra réflex.

Cuando despertaron mis hijas y me vieron, lo primero que hicieron fue ofrecerme una reflexología para ayudarme.

Esta maravillosa herramienta forma parte de nuestra vida y es nuestro protocolo de actuación en cualquier caso, suceda lo que suceda, así que no dudaron en ofrecerme sus cuidados. 

 

Cuando llego mi hermana, me trabajó todo el organismo incidiendo por supuesto en el sistema urinario e inmunológico.  Me puse también una compresa de arcilla en la zona íntima,

para calmar la sensación de pipí que tenía y me preparé agua con arcilla para tomar, ya que para estos casos es importante beber mucha agua pero, si esta es con arcilla, ayudas mucho más al cuerpo.

A la tarde me encontraba tan bien que me fui al cine, con mi bebida de arcilla, eso si 😅

Pero esa madrugada de nuevo, a la misma hora (como si de una hora bruja se tratará) tuve otro ataque de dolor.

En esta ocasión llene la bañera de agua casi hirviendo, pues eso me calma mucho y ayuda a dilatar,  y cuando se despertó mi marido de nuevo, me hizo otro masaje antes de irse.

Por la mañana llegaron mi hermana y mi madre, pues el sábado por la noche se enteró de lo que me pasaba, ya que yo no quería decírselo para no preocuparla pero mi pequeña en una llamada telefónica se lo dijo…

Este día vinieron además de con sus maravillosas manos para cuidarme, con dos maquinas con las que contamos en casa:

  • Un aparato de ondas electromagnéticas
  • El indiba, que es un aparato que ofrece un tratamiento de radiofrecuencia  que utiliza unos cabezales que no generan calor. En este caso es el propio organismo el que genera calor, con todos los efectos fisiológicos que ello conlleva y todos los beneficios que nos va a proporcionar el resultado final.
 
 
 
 

Después del masaje de mi hermana, empezó de nuevo un dolor muy agudo en la zona lumbar, entendemos que al movilizarme con la reflexología y el efecto de estos dos aparatos, la piedra empezó a deshacerse y desplazarse por los uréteres.

Esa tarde fue muy intensa y dolorosa. Tenia totalmente la sensación de estar de parto e incluso las ganas de pujar.

Volví a llenar la bañera con agua caliente y me relajó también bastante pero, después de dos días y dos noches con el dolor, decidí tomarme un ibuprofeno, pues necesitaba un rato de tregua y dormir un poco.

Esa noche ya no tuve ningún otro ataque y durante todo el día estuve muy bien, sólo con la sensación de querer miccionar a todas horas pero sin dolor, sin molestias y con toda mi energía de vuelta a mi cuerpo.

La mañana del lunes, me trajeron una hierba natural llamada rompepiedras, que el Domingo durante mi «trabajo de parto», Antonio, mi marido, leyó que iba muy bien para este proceso. Aunque ya no sentía dolor, me las tomé, puesto que todo lo que sea natural, siempre estoy encantada de probarlo ya que sé que no me hará ningún daño.

La cuestión es que el lunes estuve muy bien y el martes ya no sentía absolutamente ninguna molestia, ya no necesite más reflexologías ni continuar con las compresas de arcilla.

Ayer estuve fantástica de nuevo y hoy jueves que estoy escribiendo esta entrada, lo hago sonriendo, feliz y orgullosa de haber traspasado una vez más, los procesos que mi cuerpo tiene, con las terapias y remedios naturales que me han acompañado toda mi vida.

Cuando leo y/o escucho las experiencias de otras personas que se pasan semanas con fuertes dolores y tomando medicación para conseguir eliminar los cálculos de su cuerpo, continuo después de 35 años utilizando estas terapias, sorprendiéndome de lo maravillosamente potentes que son  y lo fantástico y capaz que es nuestro cuerpo, si le acompañamos y ayudamos en vez de luchar en contra de el. 

 

Agradezco con el alma los cuidados y disposición de mi madre y hermana, siempre dispuestas a cuidarme y ayudarme cuando las necesito

Cora Costa Hinojosa

#benditareflexología          #benditaarcilla          #terapiasalternativas          #CambiandoElConceptoDeSalud

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *